17 octubre 2018

Antonio González Hernández


Antonio González Hernandez, el cual empezó repartiendo caramelos en el cine del López de Ayala es una historia en la hostelería de Badajoz, regentó durante muchos el conocido Bar 101 a la entrada de la calle Santo Domingo, que su padre abrió en 1956 con el nombre del número de la calle (que entonces era Calvo Sotelo). El 101 recibe su nombre porque era el número de la calle donde estaba el local. "En el 101 te espero", decían los clientes habituales y con ese nombre se quedó. Antonio cuenta que su fama se debe al caracter afable de su padre y la "buena mano" de su madre en la cocina. Los seis hijos varones siguieron con el negocio, pues era el lugar de cita de los viajeros de la Estellesa, que ahí quedaban, y dejaban sus paquetes.
Pero Antonio además pasará a la historia del club Flecha Negra, tras sus 25 años como presidente, y siempre será el anfitrión de la murga "Los Perigallos" y de la comparsa "Los Desertores", las dos agrupaciones carnavaleras que han hecho del 101 su sede de reunión.

El 29 de junio de 2007 cerró definitivamente,ya que el inmueble donde estaba sería demolido a primeros de julio, dentro del proyecto de ampliación de la plaza de Santo Domingo, que implica retranquear toda la esquina en línea con la calle Guardia Civil. 

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

No hay comentarios:

Publicar un comentario